Rodeado/a de idiotas o LOS DIFERENTES TIPOS DE PERSONALIDAD

Es probable que en más de una ocasión hayamos pensado que nadie nos entiende, que no entendemos a las demás personas o, simplemente lo resumamos (con cierto cabreo) con la frase «estoy rodeado/a de idiotas». Sin embargo, si analizamos la realidad desde el punto de vista de la psicología, veremos que no es cierta dicha afirmación, siendo más bien que nos rodean personas con personalidades distintas a la nuestra.

Es por este motivo que a veces nos cuesta tanto entender y hacernos entender, por lo que me pareció muy interesante un audio que escuché en ivoox de Salvador Mingo, en el que habla del tema. El análisis que hace bajo el título «Rodeado de Idiotas (Liderazgo para entender a las personas)», tiene su base en el libro de Thomas Erikson «El Hombre que estaba rodeado de Idiotas (cómo entender a aquellos que no podemos entender)».

Los 4 grandes tipos de personalidad

Ya Hipócrates (médico griego – siglo V a.C.) reconoció que había 4 grandes tipos de personalidad, que resumió valiéndose de colores:

  • Roja – COLÉRICA: persona caracterizada por la ambición, el dominio, la decisión, la competitividad y un temperamento encendido. No tienen problemas en decir lo que piensan, y a menudo se revelan contra la forma tradicional de hacer las cosas. Suelen liderar, ser quienes toman las decisiones y no poseen demasiada paciencia.
  • Amarilla – OPTIMISTA: cuando otros están desesperados, los amarillos continuarán viendo las posibilidades y encontrarán formas de seguir adelante y divertirse. También se les conoce por su don para el parloteo, algo que algunas personas pueden encontrar molesto, pero dado que su positividad suele resultar contagiosa, son más a menudo vistas como personas entretenidas y encantadoras.
  • Verde – FLEMÁTICA: naturaleza tranquila, equilibrada, tolerante, fácil de llevar y amigable. A diferencia de las amarillas, las personas verdes son buenas oyentes, aunque odian dirigir y destacar en cualquier modo, les gusta pasar desapercibido/as. Son ideales para trabajos en equipo.
  • Azul – MELANCÓLICA: hay quien les define como pesimistas, aunque es más probable que se autodefinan como realistas. También tienden a ser muy detallistas y prestan tanta atención a los detalles finos que a veces ralentiza su trabajo. Suelen guardar sus pensamientos para sí, a menos que se les pida hablar abiertamente. Para estas personas el silencio es una virtud, pero se puede asegurar que cuando hablan sus palabras estarán bien pensadas. 
 
 

NOTA: En el artículo de Cultura Inquieta «Los 4 temperamentos del ser humano» vemos que realmente la aportación de Hipócrates fue más enfocada a los humores (sustancias que circulan por nuestro cuerpo: bilis negra, bilis amarilla, sangre y flema) que a las personalidades (enfoque biológico más que psicológico, aunque transversal). Sería Galeno, en el siglo II a.C. quien ahondaría más en la teoría de las personalidades o, como él la llamó, de los 4 temperamentos, que relacionó con los 4 elementos: fuego, tierra, agua y aire).

Aunque tendamos a uno de estos tipos de personalidad, las personas albergamos variedades y contradicciones, así que es probable que en algún momento determinado mostremos rasgos no característicos de «nuestro color». Sin embargo, mientras es más común que un amarillo se comporte como rojo y viceversa, no lo es tanto que lo hagan como verdes y azules (aunque puede suceder, simplemente no es una tendencia). Lo mismo pasaría con verdes y azules, pero a la inversa: un verde tenderá más a un azul (y viceversa) que al amarillo y al rojo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies